Eso nunca funcionará: El nacimiento de Netflix es un libro que narra los primeros años de existencia de Netflix desde la óptica de uno de sus 2 fundadores, que fue el primer CEO y presidente de la empresa, y que fue capaz de entender que sus aptitudes eran mucho más propicias para una startup que para una empresa que necesitaba ejecutar una consolidación de su modelo de negocio. Pero si hay 2 frases que pivotan en toda la obra y que son un buen resumen de la historia esas son: Eso nunca funcionará y nadie sabe nada.

El libro empieza con los orígenes del protagonista, Marc Randolph, cofundador de Netflix junto con el actual CEO Reed Hastings, que ha estado desde los inicios en la empresa.

La historia empieza en 1997, 1 año antes del pistoletazo de salida de la empresa, y acaba en 2002 con su exitosa salida a bolsa, y 6 meses después Randolph dejará definitivamente la empresa, de la que se había ido apartando paulatinamente de funciones ejecutivas.

Eso nunca funcionará

Randolph y Reed eran socios de negocios anteriores, y la venta del anterior trabajo de Marc desemboca en la búsqueda de un nuevo proyecto. Y de hecho compartían cada día trayecto en coche en el que Randolph le proponía nuevas ideas a Reed, mucho más experimentado y con mayor capital (dinero) que Randolph.

Ese brainstorming siempre acababa con la frase celebre del libro, eso nunca funcionará. Ideas como bates de beisbol personalizado, champú para el pelo, pasta de dientes, comida para perros son algunas de las ideas planteadas, por tanto nada que ver con la idea final. De hecho tenía en una libreta 100 ideas que fueron descartadas antes de plantearse la venta y alquiler a distancia de dvd’s.

El autor habla de que normalmente se hace una historia con lazo, es decir, una especia de epifanía en la que se da con la idea mágica. En el caso de Netflix, Reed suele decir que el origen fue la penalización que tuvo que pagar por devolver con retraso una película a Blockbuster. Parte de verdad hay, pero lógicamente es idea era una más entre las muchas que Randolph planteaba y que siempre recibía la misma respuesta de todos.

Tú el dinero, yo el trabajo

Una vez seleccionada la idea, Randolph contó con 6 meses de inactividad de su anterior negocio hasta su venta definitiva, proceso en el que estaba completamente centrado Reed.

El acuerdo que llegaron ambos es curioso. Reed tendría el 70% de la empresa y el aportaría 1.9M de dólares, mientras que Randolph no aportaría ningún capital, sólo su trabajo, ya que el estaría 100% centrada en la empresa y Reed sería sólo un socio capitalista.

No sé si esto es muy habitual en las startups pero realmente me ha llamado bastante la atención. El argumento que dan es que es mejor que en fases iniciales dinero y gestión estén separados, para poder tomar decisiones de riesgo que si fuera con dinero propio quizás no se tomarían

Respecto a Netflix, el nicho que querían atacar era el nuevo mercado de DVD’s. Venta y alquiler de DVD’s, algo que a los videoclubs les iba a costar tener un catalogo amplio, y para lo que querían ir de la mano con las principales empresa de lectores y contenido.

Subscribete al Newsletter

Recibe las entradas el primer@ y accede a contenido exclusivo

Si te interesa comprar el libro puedes pinchar directamente en la foto para el enlace:

Matar la gallina de los huevos de oro para sobrevivir

El lanzamiento de Netflix, pese a los problemas iniciales técnicos de la web por el éxito que tuvo, fue mejor de lo esperado, pero como suele ocurrir, las previsiones no se cumplieron

Netflix obtenía el 97% de sus ingresos de la venta de DVD’s, algo que les permitía pagar las facturas pero que tenían claro que era pan para hoy y hambre para mañana. En el momento en que Amazon, Walmart y otros retailers entraran ahí estaban muertos.

Por ello tomaron la dolorosa decisión de dejar de vender y centrarse en el alquiler, aunque el gran problema para el alquiler era la logística, tanto en tiempos de entrega como en los costes de ida y vuelta de los dvds físicos

De hecho en alguna de las rondas para ampliar financiación algún inversor ya les dijo que el futuro era el streaming, algo que en Netflix tenían claro, pero cuya logística técnica (velocidad internet) no permitía por aquel entonces.

Amazon y Blockbuster no quisieron comprar Netflix

Todas las grandes empresas tecnológicas tienen anécdotas de este estilo, momentos en los que otras grandes empresas pudieron comprarlas y finalmente no lo hicieron. Como pasa con los jugadores, que siempre han sido rechazados por algún club en su camino al éxito

Primero fue Amazon. En 1998 Reed llevó en avión privado a Randolph a Seattle, a un barrio problemático y un edificio muy destatalado, con un cartel cutre que ponía Amazon. Describen a Bezos como un poco rata, de hecho comentan que en las reuniones pedía 2 pizzas, si hacía falta más, es que sobraba gente.

Amazon quería entrar en el mundo del DVD y qué mejor forma de hacerlo que de la mano de Netflix. La oferta era de 16M por la empresa, Reed la rechazó aunque Randolph hubiera aceptado. 

Posteriormente cuando Netflix dejó de vender, acordaron con Amazon colaborar, enviarse clientes de unos a otros. Netflix enviaba mucho tráfico a Amazon (para ventas) pero Amazon ninguno para alquileres.

El segundo momento clave fue en el año 2000, en pleno estallido de la burbuja tecnológica

Blockbuster había ignorado durante tiempo a Netflix y de pronto tras 2 años aceptaron de un día para otro una reunión. La idea de Reed era proponerles colaborar, Blockbuster en físico y Netflix en online, repartirse el negocio. Blockbuster les volvió a ignorar y les vino a decir que no les necesitaban para nada, y que el mundo online era un bluff lleno de empresas fantasma. 

Nadie.Sabe.Nada

Esas 3 palabras se atribuyen a William Goldman, ganador de 2 Oscar y que siempre decía que en Hollywood nadie sabe nada, y que es imposible predecir el éxito o fracaso de algunas películas y que muchas veces nada tiene que ver con la calidad o el talento de los actores.

En los negocios (y en la bolsa) pasa lo mismo.

Las 3 grandes innovaciones de Netflix han sido:

  • Entrega de DVD en 24h, un cambio radical a su modelo de negocio, aún a sabiendas de que acabarían en el mundo del streaming, y que ler permitió alcanzar el millón de suscriptores
  • Modelo de suscripción. Hoy en día todas las empresas quieren ese modelo (Apple, Adobe, SAP, Microsoft con office, etc). Netflix fue el primero en aplicarlo con éxito como solución de emergencia a una situación crítica para solucionar los costes de envío y los problemas de transporte
  • Algoritmo de sugerencias de películas: La mayoría de gente no sabe que quiere alquilar, y ese algoritmo hoy en día es la base aún de su negocio ( y también de otros como Google o Amazon)

Pues el modelo de suscripción, absolutamente nadie pensaba que fuera a funcionar.

El modelo de suscripción, la gallina de los huevos de oro

20 años antes, Netflix inventó por casualidad la gallina de los huevos de oro. Como he comentado hoy en día todas las empresas de calidad aspiran a ello (ejemplo claro es Amazon con Prime, spotify, Apple, etc)

Y nació para resolver un problema de la empresa, el hecho de que tenían miles de DVD’s en almacenes que no se usaban, y el hecho de que la mayoría de gente quería ver lo mismo. 

Netflix planteó 3 alternativas:

  1. Colección de películas en casa. Cuando mandaron una encuesta informal por correo electrónico para preguntar sobre la posibilidad de eliminar las penalizaciones por retraso, la respuesta fue entusiasta así ofertaron una opción que permitía que los usuarios alquilaran cuatro DVD a la vez por 15,99 dólares al mes y que se los quedaran tanto tiempo como quisieran. 
  2. Entregas en serie. Cada cliente creara una lista con los DVD que quería ver. Cuando devolvía uno, se le mandaba  la siguiente película de la lista automáticamente 
  3. Suscripción. Parecía que a los clientes les gustaba la idea de quedarse nuestros discos tanto tiempo como quisieran, así que decidieron probar un cobro mensual de 19,99

Al final ya sabemos cual ha sido la que ha perdurado en el tiempo

Las reglas de Randolph

En la parte final del libro, se citan las reglas que el padre del protagonista le dio cuando éste tenía 21 años, y que seguramente nos puedan ser aplicables a cualquiera de notros. Esta tradición la ha repetido con sus 3 hijos, lo que llama regla de Randolph consiste en:

  • Haz, como mínimo, el 10 por ciento más de lo que te piden
  • Nunca nunca le presentes a nadie tus opiniones sobre cosas que no conoces como si fueran hechos. Esto, exige mucho cuidado y disciplina.
  • Sé siempre amable y considerado, tanto con tus superiores como con tus inferiores.
  • No lances reproches ni te quejes: limítate a la crítica seria y constructiva.
  • No tengas miedo de tomar decisiones cuando tienes hechos en los que basarlas.
  • Cuantifica las cosas siempre que sea posible.
  • Sé abierto de mente.
  • Sé puntual.”

Conclusión

  • Sencillez
  • Temática
  • Interés
  • Aprendizaje
  • Utilidad
4.5

Una historia muy amena de leer, concentrada en sólo un lustro, desde el año antes de la creación de la empresa, hasta su salida a bolsa. 

Podemos extraer lecciones para aquellos que buscan emprender y lanzar nuevas empresas, pero también muy aplicable al mundo de la inversión (nadie sabe nada, eso nunca funcionará…). Seguro que son frases que te suenan.

Quizás se eche de menos una visión algo más personal, aunque hay fases del libros en el que sí se muestre, especialmente cuando debe aceptar dejar de ser CEO o dejar la empresa cuando ve que ya no aporta lo que debiera.

Sin duda, un libro que merece la pena leer, nos cuentan en primera persona el nacimiento de una de las empresas que sin duda más se utiliza hoy en día,  el making off es de los más interesante. Si quieres comprar Eso nunca funcionará: El nacimiento de Netflix puede clicar en el enlace.

3 Comentarios

  1. Qué grandes lecciones aprendemos de este tipo de libros. Lo apunto en mi lista para el próximo que compre y/o regale.

    La verdad es que es curioso cuando empiezas algo siempre hay frases del tipo “eso no funcionará” u otras parecidas que hasta los grandes las sufrieron en su momento. Es fundamental rodearse de personas, sobre todo emprendedoras, para que donde unas sólo ven dificultades, otras ven oportunidades que pueden hacer mejorar tu visión inicial de negocio y te hacen crecer y pasar a la acción.
    No faltan los rechazos y las negativas cuando estás empezando. Todos nos hemos sentido también identificados en algún momento con esta experiencia, pero eso es parte del aprendizaje.

    Es genial cómo consiguieron dar una vuelta a la idea para que la competencia no les «comiera». Es importante intentar mejorar tu propio proyecto antes de que lo hagan otros.

    Gracias por el artículo, me ha encantado. Y pondré las reglas de Randolph bien a la vista para tenerlas presentes.

    Saludos

  2. Muchas gracias por la recomendación, siempre estoy a la búsqueda de libros nuevos, la duda es si leerme éste o el de Reed Hastings.
    Yo nunca he pagado por Netflix pero es una empresa que me provoca mucha curiosidad por la cultura que han sabido crear.
    Ayer por ejemplo informaron que a todos sus clientes que lleven dos años sin ver nada en su plataforma les van a cancelar los cobros para evitar cobrando a gente que no usa su servicio. ¿Realidad o marketing? Des luego es un buen detalle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here