Con esta entrada cerramos la serie de entradas con la que Josep nos ha instruido en el complejo mundo de la psicología en general, y en particular aplicada a las inversiones en forma de finanzas conductuales. Al final, las inversiones no son tan diferentes de cualquier otra decisión que tomamos en nuestro día a día. Hoy vamos con los 2 últimos sesgos y con el sumario de todos ellos, y cómo podemos evitar que sus efectos nublen nuestra razón. Interesante el sesgo intergrupal, ya que todo en mayor o menor medida nos sentimos partícipes de algún grupo o comunidad, y eso sin duda nos afecta en nuestras decisiones. Quién no se ha dejado influenciar por las opiniones de un blog, un foro, twitter o un grupo de amigos. Os recomiendo que veáis el vídeo del experimento de Dash, en el que la gente responde cosas completamente incoherentes simplemente por la presión grupal

 

Sesgo intergrupal

Evaluar a la gente de nuestro grupo y a sus ideas más favorablemente que a la gente de fuera. El sentimiento de pertenencia a un grupo es una de las principales necesidades humanas recogidas en la pirámide de Maslow.

La influencia de la comunidad en tu inversión

Ese sentimiento de pertenencia a una comunidad con la que se establece una relación de confianza y con la que tenemos cosas en común nos hace sentirnos más realizados. Algo por supuesto muy bueno siempre que no caigamos en la complacencia de valorar a los individuos del grupo mejor que a los de fuera sólo porque los sentimos más próximos.

Probablemente uno de los espacios más evidentes dónde se manifiesta el efecto intergrupo es en el deporte, donde se mezcla con el efecto dotación y el sesgo de confirmación (en anteriores artículos). Es el sentir los colores de nuestro equipo como propios y la pertenencia a un grupo que se distingue del resto. En un partido de fútbol es muy habitual que aficionados de equipos contrarios sientan un mayor maltrato del árbitro hacia su equipo independientemente del número de infracciones pitadas a favor y en contra. Muchos se sorprenden al ver las estadísticas al final del partido y comprobar que nada tienen que ver con sus impresiones “en caliente”. Las diferentes tribus urbanas compuestas por adolescentes son igualmente un campo abonado al efecto intergrupo.

Sinopsis: Influencia de Robert Cialdini

En inversión es estimulante y enriquecedor tener un grupo o comunidad con el que compartir intereses, conocimientos, ideas y experiencias. También es necesario tener criterio propio, ya que si no, se puede sucumbir a la dinámica y presión de grupo, como ejemplo os dejo el vídeo del experimento de Asch:

En una actualización del experimento de Asch, con rotación de imágenes tridimensionales en lugar de las líneas, y una posterior medición de los patrones neuronales con FMRI (resonancia magnética funcional de infrarrojos), el neurocientífico Dr.G.Berns descubrió que el factor de conformidad social influye determinantemente al 41% de las personas y las áreas del cerebro que se activan son las traseras, dónde reside la visión y percepción espacial. Eso fue una sorpresa porque se esperaba que fuesen las áreas delanteras de la corteza pre-frontal dónde reside el pensamiento racional.

Eso da una idea de la potencia del fenómeno, ya que simplemente nuestro cerebro ve literalmente lo que ven otros, incluso si no tiene mucho sentido, pasamos a creerlo de forma automática sin que pase por un filtro de racionalidad. El proceso es inconsciente. Sin vuelta de hoja. Sólo se descubrió un ligero aumento de la actividad de la amígdala que informa emocionalmente a nuestro cerebro mediante una ligera sensación desagradable para que nos apercibamos de que puede haber algo que no cuadra. A pesar de ello, esa pequeña señal pasa desapercibida la mayor parte del  tiempo y el efecto de la conformidad social ejercido por la presión de grupo acostumbra a predominar, aquí.

[bctt tweet=”nuestro cerebro ve literalmente lo que ven los otros miembros del grupo” username=”finanzasmania”]

 

Efecto Pigmalión

Propensión a corresponder con alto rendimiento a altas expectativas. Viene del mito griego del escultor que se enamoró de la estatua que esculpía. Afecta sobre todo a pupilos, subalternos, y compañeros de trabajo que intentan estar a la altura de lo que se espera de ellos. El sesgo opuesto a este se llama efecto Golem, y es la disposición a corresponder con bajo rendimiento a bajas expectativas. También puede ser aplicado a uno mismo cuando tenemos demasiadas expectativas sobre nosotros en un tema determinado que nos atrae. Y viceversa, lo que puede aumentar nuestra procrastinación y baja implicación en temas que nos causan cierta desazón y rechazo.

Los 10 mandamientos del inversor particular

 

Sumario y antídotos

 

El conocimiento de uno mismo es la mejor forma de darse cuenta de los sesgos que sufrimos. Especialmente en los sesgos de conformidad social, la inteligencia emocional y la empatía permiten reconocer cómo sienten y piensan los demás. La abstracción y la observación desde fuera, como desde una cabina de periodistas, permite reconstruir la situación del terreno de juego de manera más imparcial. Aún así sufriremos sesgos cognitivos que si bien la mayoría de las veces nos serán útiles en nuestro proceso de toma de decisiones, otras veces cuando estamos intranquilos y emocionalmente demasiado implicados nos llevarán casi sin darnos cuenta hacia un precipicio. Ser conscientes de esa posibilidad puede evitar que caigamos por él.

SESGO ANTI-SESGO
-Efecto prueba social o

 subirse al carro.

¿Estamos subiendo al carro por imitación y contagio sin saber dónde va? Observación desde fuera. Pensamiento crítico y objetividad.
-Sesgo de status quo Amplitud de miras y evolución. Apreciar nuevas ideas y rutas.
-Sesgo de autoridad Las “autoridades” se equivocan lo mismo que los demás.
-Efecto Pigmalión Practicidad y utilidad. Balance interior.
-Efecto intergrupo Percibir la inercia fácil. Compaginar el criterio propio con las ventajas de pertenencia al grupo.

 

Conclusión

Hasta aquí las entregas de los sesgos cognitivos y su influencia en nosotros y en nuestras inversiones. No se trata de eliminarlas ni combatirlas todas, pero sí de ser conscientes de su existencia y la posible influencia que puede tener en nuestras decisiones, conocer mejor cómo pensamos, puede ayudarnos a no cometer errores. Y como dice Buffett:

Un inversor necesita hacer muy pocas cosas bien si evita grandes errores. No es necesario hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios

Buenos Beneficios

Si has considerado el artículo interesante, te agradecería enormemente que hagas difusión en la RRSS o lo envíes a tus amigos.Para hacerlo sólo tienes que clickar el icono justo debajo, además si te suscribes, recibirás todas las entradas en tu correo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here