Séneca, cordobés de nacimiento, es posible que sea uno de los primeros pensadores habló de la independencia financiera. Sin saberlo, Séneca y la independencia financiera han ido de la mano durante siglos, mucho ha cambiado la vida en todos estos siglos, pero la esencia del ser humano sigue la misma.

Realmente el día a día a muchos nos absorbe, y vamos estresados de aquí para allá y muy a menudo el árbol tapa el bosque. No es casualidad, que algunos de los mejores inversores de la historia, dediquen buena parte de su tiempo a leer y pensar. Sobre este segundo punto

¿a cuántos de nosotros nos pagan por pensar y a cuantos por ser meros ejecutores de los deseos de otros?

Hoy mismo a mí me ha pasado salir corriendo de casa para no perder el bus, porque sé con mi app del móvil que pasa dentro de 3min. Ha pasado 1 minuto antes y lo he perdido. El siguiente, 10 minutos más. O si en tu caso vas en coche a trabajar, seguramente tengas estrés por llegar a la reunión de primera hora y estar atrapado en un atasco. La verdad es que esta entrada me ha venido a la cabeza al leer tweet con la primera frase que vamos a comentar, y que va muy en línea con el valor del tiempo del que tantas veces hemos hablado aquí.

No es que la vida sea corta, es que desperdiciamos buena parte de ella.

Es la cita que dio pie a esta entrada, y como os contaba la leí el otro día en twitter. Como ya reflexionamos la pasada navidad sobre nuestro tiempo, y cómo lo priorizamos, es una gran realidad. De las 24 horas que tiene el día, cuantas decides tú a qué las dedicas y cuantas te ves arrastrado por tu realidad diaria? ¿Si pudieras escoger lo que haces mañana, qué porcentaje sería lo que realmente acabas haciendo?

Lecciones de los atentados de Barcelona

El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.

Si realmente desperdiciamos buena parte de nuestra vida es que no somos dueños de ella, porque conscientemente nadie perdería su tiempo a cambio de nada, eso sería lo racional, no?

Esto me recuerda un anuncio de una furgoneta de reparto en la que el repartidor entrega un paquete a un gran jefe en un gran edificio. La pregunta es quien es verdadero jefe, el repartidor que es autónomo, o el jefazo con el puro que tiene que salir corriendo cuando le llama alguien de un nivel superior.

En el mundo de la empresa, el 99% somos asistentes, algunos low cost, otros de lujo, pero asistentes al fin y al cabo. A pocos les pagan por pensar y/o tomar decisiones propias.

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.

Séneca y la independencia financiera

El enemigo lo tenemos en casa, somos nosotros mismos. Perdemos más tiempo preocupándonos por cosas que jamás sucederán que por los problemas reales. Nosotros mismos nos autocensuramos para intentar perseguir los sueños de cada uno.

Lógicamente nuestro entorno que en su inmensa mayoría vive dentro de la carrera de la rata tampoco nos ayuda en ello.

Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.

En la inversión, como en todo en la vida, aprender de alguien siempre es mucho más provechoso y práctico que aprender sobre complejas teorías. En la inversión también, cuanto valdría pasarse una semanita llevando los cafés a Paramés o Buffett. Él lo sabe bien, ya que aprendió así de Graham.

Lecciones de los atentados de Barcelona

Ahora mismo, nuestro valor profesional no viene dado por los cursos que tengamos, sino por lo que sepamos hacer. Tenemos grandes ejemplos de gente sin formación o que abandonaron la universidad que han sido exitosos. Y eso, en entornos tecnológicos es aún más claro. Colaboro con una universidad, y cambiar temarios es un drama. Y claro, hay contenidos que en 2 años quedan obsoletos. Por tanto, es muy complejo que la teoría siga el ritmo a la realidad.

El que tiene mucho desea más, lo cual demuestra que no tiene bastante; pero el que tiene bastante ha llegado a un punto al que el rico no llega jamás.

Y en la independencia financiera algo similar. Podemos tener muchos excels haciendo simulacros de cómo sería nuestra vida viviendo de nuestras inversiones, haciendo escenario estresados…pero la realidad es que la seguridad absoluta no existe, y hasta que no das el paso, no pierdes esa sensación de pánico al abismo, al salir de la zona de seguridad que cada uno tiene.

Buenos Beneficios

Si has considerado el artículo interesante, te agradecería enormemente que hagas difusión en la RRSS o lo envíes a tus amigos. Para hacerlo sólo tienes que clickar el icono justo debajo, además si te suscribes, recibirás todas las entradas en tu correo

Si quieres ganar 25€ y un 4% de descuento en amazon para todo y para siempre, te explico como al final de esta entrada

10 Comentarios

  1. Un gran artículo.
    Me quedo con las mejores frases:
    …las cosas son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”.
    “No es que la vida sea corta, es que desperdiciamos buena parte de ella”.
    Prometo desperdiciar menos mi vida, y ser más valiente, atreverme a hacer aquello que me parece difícil.
    Un abrazo.

  2. La independencia financiera, la independencia a secas, la paz, la felicidad, están bien como objetivos, e intentando conseguirlos de verdad, sin tapujos, mejoraremos.

  3. Hola FM,
    Me ha gustado el artículo. Yo llevo varios meses de IF y a veces me pongo nervioso, pero otras disfruto de hacer lo que me gusta, otros días me los paso mirando small caps en el ordenador, me levanto y acuesto cuando me apetece, y rara vez digo que no a un plan con mis amigos… no he visto reducidos mis ahorros estos meses, de hecho al revés, aunque también es cierto que estos meses han sido especialmente buenos en varias posiciones que llevo y no cuento con que sea así siempre. En cuanto a lo que dices de perder el autobús o el metro…: tengo una pequeña anécdota de hace unos días. Fui a pasar unos días a la casa de mis padres en otra ciudad (mi ciudad de siempre y hasta no hace tanto). Uno podría haber ido en metro hasta la estación del AVE el viernes a última hora rogándole con miedo al jefe que le deje salir media hora antes corriendo y pagando un alto precio por el billete. Pero si no tienes ese estrés….la realidad fue que me fui dando un paseo de algo más de media hora hasta la estación de bus (es la primera vez que voy andando, y sorpresa… ¡se puede ir andando a los sitios a los que nunca vas andando!) y cogí el primer bus, que por cierto lo compré en la estación sobre la marcha, sin la comisión de reserva de internet y además infinitamente más barato que el tren. Es cierto que tarda más,…pero si no tienes especial prisa porque no “se te acaba” el fin de semana…
    Saludos!

    • Hola MI

      Muchas felicidades por la parte que te toca de IF,más que merecida

      Yo ahora me he cambiado de trabajo y ahora pese a que el horario es algo peor, estoy mucho más cerca e incluso puedo ir andando ahora que estamos frescos, en verano imposible por el calor. De hecho me he planteado un patinete eléctrico tipo xiaomi Mijia, muy friki pero práctico

      Al final somos nosotros mismos los que nos complicamos más la vida de lo que realmente sería visto con cierta perspectiva

      Un abrazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here