Periódicamente diversas voces del sector / lobby del mercado inmobiliario reclaman ayudas públicas que permitan acelerar la liquidación del stock de viviendas sin vender, sus principales argumentos son que generarían actividad económica, reactivarían el mercado de la construcción y generarían empleo. Además alzan la bandera del agravio comparativo con otros sectores que si tienen ayudas (principalmente automovilístico).
De hecho, hace unos días en el diario El País, el presidente de la federación valenciana de la construcción pide que el gobierno no cobre el iva correspondiente a la compra de viviendas nuevas, y la generalitat haga lo propio con el impuesto de transmisiones patrimoniales.

La reflexión que subyace a estas peticiones es, debe el estado, y por extensión la sociedad, ayudar a salvar empresas privadas que se han equivocado en sus estrategias empresariales??? Que beneficios o servicios aporta este sector globalmente a la sociedad? Es esa la solución al stock dbiliaria, crisis financiera,e viviendas no vendidas?
En primer lugar, del stock de viviendas no vendidas una gran parte son o 2ª residencias, o se encuentran en lugares muy alejados, motivo por el cual es realmente difícil que el mercado las absorba a no ser que realmente se ajuste muchísimo su valor (la famosas ciénagas de Shrek)
Respecto a las ayudas públicas, desde el punto de vista del comprador le es transparente que el precio se rebajo un 10% o reciba esa subvención del estado, por lo que el beneficio queda claro para quien sería. Y en este punto, no se pueden comparar las ayudas a sectores productivos (automóviles) ni a la banca (no existe economía sin banca), puesto que el ladrillo es un sector que no aporta valor añadido ni puede exportarse.
Por tanto, de la misma forma que si una empresa se equivoca de estrategia el mercado la elimina (pensemos en grundig, gran empresa de televisiones de tubo y prácticamente desaparecida con los LCD) debe suceder lo mismo con estos sectores, Algunos empresas anticiparon la crisis y diversificaron negocios (ferrovial).
En resumen, las ayudas públicas, el dinero de la sociedad, no debe ir para salvar a unos pocos sin generar un beneficio claro a todos, sino para sectores estratégicos de valor añadido, que nos mejores como país, y que nos permitan competir con otros países que si están haciendo sus deberes.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here