Este mes de marzo el euribor con toda probabilidad alcanzará un nuevo mínimo, y para aquellos que se encuentren ya hipotecados es una buena noticia, aunque como siempre esto no se repercute inmediatamente sobre las titulares de las hipotecas, bien porque actualizan anual o semestralmente, o bien porque el tipo que aplican no siempre es el euribor.
En cualquier caso, e intentando aprender lecciones del pasado, el problema al que muchos titulares de hipotecas constituidas en 2006-2008 fue que establecieron su capacidad de compra en función de la cuota inmediata, sin tener en cuenta los seguros incrementos del tipo de interés.
Por ello, cuando cualquier de nosotros iba a una inmobiliaria a comprar un piso, el dato para saber que comprar era la máxima cuota que podría satisfacer el potencial comprador, calculándose esta con tipos que no superaban el 2%.
Posteriormente, cuando los tipos subieron por los riesgos inflacionistas, muchos de estos compradores se vieron atrapados por subidas de su cuota que no podían hacer frente. Evidentemente, los profesionales del sector, y las entidades de crédito fueron partes activas de esta problemática.
El criterio que se deberían haber seguido son los básicos, un % sobre el valor del inmueble, en ningún caso superior al 75% del total, y una parte de los ingresos, que como máximo deberían representar el 40% de los ingresos brutos de la unidad familiar.
Ahora, con la intención de reactivar el mercado, y con tipos que se encuentran alrededor del 1%, tenemos el riesgo que se vuelvan a repetir estos errores que puedan llevarnos a una segunda ola de la burbuja con alta morosidad producida por el incremento de tipos que se producirá en breve.
De hecho las previsiones hablan de un euribor situado entre el 3-3,75% en un plazo de 18-24 meses
En definitiva,una de las causas de la actual morosidad hipotecaria fue pensar que un tipo bajo, con una cuota asequible equivale a una buena compra, pues ese tipo es variable, y nunca ha estado y probablemente no volverá a estar a los actuales niveles. Por ello, cuando queramos hacer una inversión deberíamos tener en cuenta que parte de nuestros ingresos representa, y que pasaría si los tipos de interés subieran hasta un 5%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here