El concepto de diversificación se puede ver desde todas las ópticas posibles, puesto que podemos hablar de diversificación de broker, de país, de sector, de productos, divisa, etc,etc
Por ello, debemos combinar diversos criterios para tener una cartera de ahorro rebousta y diversificada, que permita compensar problemas coyunturales que puedan darse en un país, divisa o sector concreto. Como decíamos en la anterior entrada los productos que directamente nos permiten una mayor diversificación son los fondos de inversión o los ETF’s (particularmente los de réplica física). Por definición hablamos de productos diversificados, si bien el criterio de diversificación puede hacer que no lo sea tanto. Un fondo de inversión en Japón es diversificado en sectores, pero no en divisa o país. Y un fondo de inversión de biotecnológicas es diversificado en país o divisa pero no en sector.

Por ello, debemos tener en cuanta eso a la hora de repartir nuestros ahorros.
Lo más aconsejable sería dividir nuestra inversión en bloques conceptuales, considerando el riesgo asumido en cada caso:
-Fondo de reserva de liquidez inmediata o quasi, aquí entrarían evidentemente las cuentas de ahorro, y depósitos a plazo que se puedan cancelar anticipadamente (ojo a la penalización aplicada, algunos son sin penalización pero hay que tenerlo en cuenta). También encajaría en esta clasificación los monetarios de la propia gestora (es decir, monetario de bankinter si tienes cuenta en bankinter, monetario de renta4 si tienes cuenta con ellos, etc).
-Inversiones de renta fija/plazos no cancelables anticipadamente: En este caso, el riesgo asumido es el de pago a vencimiento y por ello, optaríamos por productos de máxima calidad crediticio o emisiones directas de gobiernos solventes.  En este caso, opto por inversión directa y no por fondos de inversión/ETF porque estos se ven muy influenciados por las variaciones de valor de las emisiones en el mercado secundario, en nuestro caso, la idea es comprar y no vender salvo emergencia (o salvo que coticen muy por encima de la par y nos replanteásemos un cambio de estrategia).
Inversiones asumiendo riesgo: Pese a que el riesgo 0 no existe, las 2 primeras opciones debería  ser nulo en el primer caso, y muy improbable en el segundo. Como ya hemos indicado anteriormente, el mantra de que la bolsa a largo plazo siempre sube es una verdad a media, para ser exacto lo que habría que decir es que los índices a largo plazo siempre suben. Realmente es algo engañoso, puesto que valores que se hunden como terra en su día salen del índice y de esa forma no le penalizan en la medida en que debiera. O casos como Enron o Worldcom en USA. Por ello, la mejor forma de protegernos de esos casos, es tener una elevada diversificación

La inversión en empresas de Cannabis, ¿Una moda rentable?
Por ello, dentro de estas inversiones debemos aplicar unos criterios de diversificación propios, ya que si nuestra idea es optar por carteras de largo plazo básicamente con rentabilidad por dividendos, tendríamos que tener unos criterios claros de entrada que no deberían variar por el mercado, y sólo se debería mover de la cartera valores que dejaran de cumplir los criterios.
En mi caso, además de esta cartera de Buy and Hold basada en dividendos, es muy posible que opte por carteras accesorios con mucho más movimiento, pero con volúmenes bajos. En esas carteras activas tengo en mente:
a     –Swing trading con fondos, básicamente entre ibex – monetario, ideal en mercados laterales, peligroso en mercados en tendencia
b      –Venta de puts/calls de valores que me interesen para la cartera principal
               –Compra value de etf’s de sectores/mercados que considera inflavalorados
               –Compras value de empresas concretas que no cumplan criterio de dividendos
e   –Swing trading con acciones con mucha volatilidad, sería la última opción, para que el “aburrimiento” de no operar me lleve a tomar malas decisiones en mi cartera principal.
Como veis, al final hablamos de diversificaciones exponenciales (diversificación sobre diversificación), la idea es esa, que una manzana podrida no destruya nuestro modelo de inversión, y eso aplica a todos (si mañana nuestro banco quiebra, tenemos garantizados nuestros ahorros??). En principio sí, pero como no quiero arriesgarme a comprobarlo, mejor si ampliamos miras y gestionamos nuestros fondos.
 
Mis entradas anteriores:
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here