La decisión tomada por el PSOE de acabar en el ejercicio 2010 con las exenciones fiscales ligadas a la compra de vivienda tuvo un doble efecto. De un lado, se produjo un considerable aumento de las adquisiciones de inmuebles durante los últimos meses del pasado ejercicio.
 El efecto llamada permitió la venta de 150.000 casas en el cuarto trimestre, un volumen olvidado desde 2007. Por contra, en los tres primeros meses de 2011 las ventas cayeron a la mitad.

El anuncio ahora, por parte del PP, de que si Mariano Rajoy llega a presidente del Gobierno, se reinstaurarán dichas ayudas, podría acentuar aún más el parón de las transacciones inmobiliarias.
«Si se dibujan expectativas mejores para el mundo que está por venir, la voluntad de la gente tiende a ser esperar hasta que lleguen los buenos tiempos», expone el representante de una entidad financiera que prefiere no retratarse «cuando se trata de temas políticos…». Admite, sin embargo, que el anuncio hecho por el PP llevará a muchos potenciales compradores a retrasar su decisión hasta pasadas las elecciones generales, previstas para marzo de 2012, y ver si regresa la desgravación fiscal.
Un nuevo castigo para el malogrado mercado inmobiliario, que podría solucionarse si el PP anunciara que la medida se aplicará de forma retroactiva. Por el momento, sin embargo, Génova ha rehusado aclarar su posición en torno a este punto.
Para Marco Romero, responsable del área de vivienda de la secretaría confederal de UGT, sería igual de importante que se abriera un debate sobre las ayudas y exenciones fiscales que se otorgan en el mercado del alquiler.

Vuelta a la burbuja
Hasta un 15% de los gastos de adquisición de una vivienda (con un tope máximo de 9.015 euros) es el porcentaje de deducción fiscal que plantea recuperar el PP. Un anuncio que ha sido duramente criticado por el PSOE, quien considera que esta medida incentivará la vuelta al modelo que provocó la burbuja inmobiliaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here