Hoy Josep nos trae una nueva entrega de la serie de entradas sobre un elemento esencial, la psicología en la inversión, y cómo podemos considerarnos a nosotros mismos cómo la mayor amenaza para tener una rentabilidad consistente en bolsa, en la anterior entrega, Josep nos hablaba como aspecto principal de la aversión a la pérdida, y como infravaloramos el potencial de beneficio y como sobrevaloramos enormemente el potencial riesgo asumido. Hoy nos habla del efecto dotación, que dicho así seguro que nos dice poco, pero que viene a ser un «valor extra» que le otorgamos a nuestras posesiones, de forma que les asignamos un valor por encima del real. Sin más dilación, os dejo con la entrada, como siempre, un lujo por el nivel de detalle y tecnicismo, me empieza a preocupar, le tenía ya por un experto en petróleo, pero ahora como experto en psicología puede ser inquietante….

Introducción

Continuando con la psicología aplicada a las finanzas, en esta entrada y posteriores veremos un conjunto de sesgos cognitivos que tienen gran influencia en nuestra de toma de decisiones.

errores psicologicos

 

En el anterior artículo tratamos la aversión a la pérdida y ahora le llegó el turno al efecto dotación.
Recordar que en muchas situaciones somos proclives a sufrir varios sesgos cognitivos y tendencias psicológico-emocionales simultáneas, razón por la cual muchos inversores utilizan checklists o diagramas de decisión que incluyen su comprobación. Recomendable repasar al corto vídeo del post anterior para ponernos en situación.

Efecto dotación

Una cosa que poseemos o percibida como propia es más querida y vale más para nosotros que su precio real.

El efecto dotación es una de las razones por las cuales Munger y Buffett jamás van a una subasta. Saben que es fácil dejarse llevar cuando uno se encapricha de algo y lo considera ya como suyo. Al final se puede acabar pagando más de lo que vale.
La bolsa tiene a veces características de subasta, dónde se pagan precios exorbitantes por medianías.

The “New Coke”.

A finales de los 70, Pepsi había hecho una gran ofensiva en marketing con “El reto de Pepsi”. Se trataba de una prueba a ciegas (botellines tapados) dónde a través de miles de stands en la calle repartidos por todo el mundo daban a probar su producto comparándolo con la Coca-cola. La cata se hacía de tal manera que la Pepsi, más dulce, era ofrecida siempre en primer lugar (anclaje + priming) y el público al comparar con la Coca-cola ofrecida después, prefería el dulce sabor de Pepsi al sabor comparativamente más amargo de Coca-cola. Las ventas de Coke bajaron en picado y sus ejecutivos decidieron reaccionar y lanzar una contraofensiva a principios de los 80, la “New Coke”, con un sabor más dulzón y parecido al de la Pepsi. Los estudios de mercado y las encuestas les daban ligeros resultados positivos, con un 55% de la gente que prefería la New Coke a la antigua. Poco esperaban la reacción y el poder del efecto dotación.

Subscribete al Newsletter

Recibe las entradas el primer@ y accede a contenido exclusivo

La estrategia resultó un desastre por las enormes protestas de los amantes del sabor tradicional. Les habían quitado algo que consideraban suyo de toda la vida. Además intervenía el principio de escasez por el cual los bienes que escasean se hacen más deseables, y también la aversión a la pérdida.  Ni que decir tiene que la compañía tuvo que rectificar para volver al sabor clásico, perdiendo miles de millones en el intento.  Buffett seguía a Coca-cola desde hacía años, pero se abstuvo de invertir hasta que la dirección cambió y empezó a revertir la situación en 1988.

Cambios en el examen del CFA, ahora mucho más fácil aprobar

Consecuencias del efecto dotación para el inversor : inconscientemente nos podemos aferrar más de la cuenta a activos que sentimos como propios, especialmente si les hemos dedicado tiempo y esfuerzo, o si tenemos un vínculo emocional con ellos por haberlos recibido en herencia, o por ser un consejo de alguien que respetamos.

3 casos particulares del efecto dotación :
  • Efecto Ikea. ¿Habéis comprado alguna vez un mueble en Ikea? La primera reacción una vez desembalado el “armario Skargärd” de turno, es algo así :
    ¡Ufff! ¡¿Quién es el tonto del c#%& que ha diseñado este mueble y estas instrucciones!? Después de armarse uno de paciencia y tardar horas, al final, se consigue que “la abrazadera A encaje con el tirador B por encima del pivote C, no sin antes haber colocado la alcayata D en los paneles 1 y 2… ” ¡Con lo fácil que hubiese sido poner tornillos en vez de todo eso! Se dice uno. Pues bien, está hecho a propósito, ya que los suecos descubrieron que los clientes se sentían más satisfechos de sus muebles si eran difíciles de montar, pero no lo suficientemente como para que se frustrasen. Al ponerle esfuerzo y dedicación, los clientes se sentían satisfechos de su trabajo y apreciaban más los muebles. Lo que permitía a su vez subir algo el precio a pesar de las maderas de segundo orden y de la cuestionable integridad estructural de los diseños. ¿Dónde están aquellos muebles macizos de nuestros abuelos que duraraban generaciones?

  • Efecto de tiro por la culata (“backfire effect”). Se produce cuando a pesar de tener evidencias claras que desmienten nuestro criterio, no sólo las desechamos sino que nos reafirman en nuestra forma de pensar. Ya sea porque hemos adoptado esa actitud cerrada, por lo querido que es nuestro criterio, o por el tiempo y esfuerzo dedicado. Subcaso particular es el efecto Tolstoi : los delincuentes no se ven a ellos mismos como tan malos. Y ahora mismo después de las fallas de Valencia, estaba pensando en Rita Barberá. ¡Madre mía! Ella erre que erre.
  • Efecto jugar en casa (“home effect”). Tendemos a valorar más lo de casa, por proximidad y vínculos. Esa es una de las explicaciones porque los equipos deportivos suelen jugar más cómodos en su campo, o porqué en una economía global invertimos comparativamente más en el mercado nacional que fuera

Como vemos, el efecto dotación está muy relacionado con el de aversión a la pérdida, y desprenderse de algo querido supone una des-utilidad asimétrica para el que la posee. Ese sentimiento de posesión es el que hace que aumente su valor para el propietario. A nivel humano, el efecto dotación funciona de forma automática en la creación de hábitos y conductas. Una vez estamos acostumbrados a algo, mentalmente ya es nuestro, lo sentimos como propio y nos veremos inclinados a mantenerlo. ¿Cambiaríamos de equipo de fútbol aunque el nuestro dejase de jugar bien? Bueno, para los del barça hace muchos años que no se presenta esa disyuntiva 🙂

¿Qué valor le otorgamos a nuestros tejanos preferidos? ¿Los cambiaríamos por su valor de mercado?

Vamos ahora un paso más allá, porque el efecto dotación puede producirse mucho más rápido de los que podamos pensar. Pudiendo una persona considerar una cosa como propia aunque la acabe de recibir. Muchos experimentos a raíz de la Prospect Theory (ver artículo anterior) demuestran una y otra vez este particular, el cual tiene repercusión en las relaciones de intercambio dentro de los mercados.

Tazas y chocolates

Investigadores de la universidad de Cornell dieron a escoger a los estudiantes entre una taza para el café o un barrita de chocolate, ambas con idéntico valor de mercado. Primero los experimentadores se habían asegurado de que las preferencias entre tazas y barritas de chocolate estuviesen aproximadamente al 50%. Después de repartirse barritas y tazas, se dejó que los estudiantes intercambiasen regalos según sus preferencias. Se anticipaba que los estudiantes que tuviesen preferencia por una taza y hubiesen recibido una chocolatina, la intercambiasen con otro estudiante de gustos opuestos. Como las preferencias estaban al 50%, se esperaba un número de transacciones acorde, o sea, que la mitad de los estudiantes que hubiesen recibido una chocolatina pero preferían una taza la cambiasen con la mitad de los que habían recibido una taza pero preferían la chocolatina, y viceversa. Se pensaba por consiguiente que la tasa de intercambio estaría próxima al 50%.

Cambios en el examen del CFA, ahora mucho más fácil aprobar

La sorpresa fue que esos resultados fueron sólo de un 10%, con sólo una décima parte de los estudiantes que decidían intercambiar los bienes recibidos. Estudios similares se hicieron con otros objetos y sujetos por todo el mundo, llegándose a conclusiones parecidas sobre el efecto dotación. Lo cual evidencia que incluso después de reducidos períodos de tiempo de posesión y para bienes corrientes fácilmente reemplazables, el sentimiento de posesión hace variar las preferencias previas de los individuos. Otros estudios demuestran que estos sentimientos se atenúan un poco entre expertos del intercambio, como traders, agentes inmobiliarios, o vendedores de coches usados. Se atenúan pero no desaparecen, ya que forman parte de la psique humana.

La existencia de sesgos cognitivos como el efecto dotación hace que la economía del comportamiento (“behavioral económics”) ponga en entredicho uno de los axiomas de la teoría económica clásica, según el cual los seres humanos toman decisiones racionales y esto se refleja en la oferta/demanda y el equilibrio de precios.

En la bolsa y aún más en el B&H, incluso cuando llevamos poco tiempo con un valor en la cartera podemos ya tener una inclinación subconsciente hacia él. Por si esto no fuera poco, todos tenemos nuestra o nuestras empresas preferidas, y el hábito de tenerlas durante cierto tiempo se conjuga con el sentimiento de posesión que nos puede influenciar inconscientemente en la decisión de rotarlas o seguir con ellas.

Conclusión

Retomo los mando, realmente es algo que no nos paramos a pensar, pero a menudo se produce un doble efecto, que puede no ser excluyente, podemos valorar más lo de afuera (idealizamos otros países, por ejemplo USA o los países nórdicos), pero por otro, le otorgamos un valor a lo «nuestro» de lo que realmente tiene, no sé si llamarle valor sentimental, o simplemente verlo con buenos ojos.

Seguro que si queremos vender un piso o un coche en el que hemos vivido muchas experiencias, sí tiene ese valor sentimental, pero no se trata de eso, es algo que sea nuestro, si yo vendo algo de segunda mano, pese a que lo haya tenido 4 días, o puede incluso que nuevo (un regalo repetido), siempre le otorgo ese valor extra por ser nuestro. Si mañana viene alguien y nos da una suma de dinero por nuestra casa, la venderíamos?

Lo mismo debemos aplicar en las inversiones, del mismo modo en que no tasamos nuestro piso cada día, no esperemos que el mercado nos diga lo que vale, ni para bien ni para mal. Y pese a que pongamos algo a la venta, y nadie nos contacte en semanas, por lo cual estamos claramente equivocados, nosotros convencidos que tenemos razón.

Qué os parece a vosotros el efecto dotación? Tendéis a valor más lo «vuestro»?

Buenos Beneficios

Si has considerado el artículo interesante, te agradecería enormemente que hagas difusión en la RRSS o lo envíes a tus amigos.Para hacerlo sólo tienes que clickar el icono justo debajo, además si te suscribes, recibirás todas las entradas en tu correo.

14 Comentarios

  1. Un artículo muy interesante y ameno, que cuando se tocan determinados temas no es sencillo.
    Después de leer el artículo, he recordado esas viviendas que llevan a la venta «años» y que no se venden.
    Siempre están en un precio fuera de mercado, porque el poseedor de ellas las valora más de lo que están dispuesto el mercado a pagar, simplemente no están en el mercado, porque los propietarios valoran mucho más su posesión que lo que vale en realidad.
    Ahora mismo es más fácil vender una vivienda nueva, que una de estas viviendas.
    Alexander Elder, que es uno de mis escritores preferidos de Trading, hablaba también de este concepto, y describía a esas acciones que tenemos en pérdidas desde hace tiempo, como la «chaqueta vieja del armario», al igual que tus vaqueros, je, je.
    Debemos ser serios, e intentar evitar estos sesgos. Yo este año pasado me equivoqué con dos acciones, cuando fui consciente de mi error las eliminé de la cartera.
    Tengo otras que son eliminables, pero que de momento pueden aguantar, cuando llegue el momento adecuado, deben desaparecer aunque les tenga cariño.
    Un fuerte abrazo.

    • Hola Miguel,

      Totalmente! En mi caso y después de aprender un poco sobre los sesgos cognitivos, entre efecto dotación y otros, me dí cuenta que tenía al menos 4 posiciones por las razones incorrectas, 3 liquiedadas (2 con algo de pérdidas) y me quedan unos «viejos tejanos» que espero empiecen a andar solos pronto 😀

      Salu2 Cordiales

    • Miguel y Josep

      A todos nos cuesta cortar pérdidas, de la misma forma que somos miedosos para dejar corregar las ganancias

      Creo que objetivarlo, vía sistema automático de gestión de cartera, o con un simple check list nos ahorraría muchos quebraderos de cabeza

      Un abrazo

  2. Pues yo si me equivoco nunca las venderé en pérdidas.
    Cuando recupere las venderé y si no lo hago yo ,ya lo hará mi hija.
    Pero para perder dinero las dejo invernando.

    • Hola Jose,

      Gracias por comentar. Y no te falta razón, pero es difícil generalizar en este tema. En tu caso seguramente estuviste más acertado que yo al valorar la inversión. En el mio, fallé en el análisis y en el timing de compra, la decisión estaba entre aguantar o liquidar y poner a trabajar el dinero en otro lado dónde creía tener mejores posisbilidades de retorno y mejor coste de oportunidad, aunque nunca está uno seguro de eso.

      Salu2 Cordiales

    • Yo igual, a veces lo veo claro y liquido posición aunque sea en pérdidas, y otras me empecino en mi teoría

      Lógicamente, en un caso o en otro, debe ser tras un análisis, por mínimo que sea, para racionalizar la decisión

      EN tu caso seguro que mantienes las acciones porque confías en la empresa a largo

      Un abrazo

  3. Hola Finanzasmania y Josep,

    Me encanta la serie que estáis sacando, la parte psicológica de las inversiones me gusta mucho, me aficioné este verano cuando leí el pequeño libro del «Behavioral Investment». Un lujo todos estos artículos.

    La verdad es que descubres muchos efectos de nuestra mente sobre nuestro comportamiento «racional» que lo hacen un poco menos «racional».

    Un saludo

    • Hola IeD

      Coincido, hay muchos manuales sobre análisis técnico, menos sobre fundamental, pero sobre psicología hay mucha menos literatura, y realmente, a largo plazo considero que es más importante que los conocimientos técnicos

      Nos falta tiempo para leer todo lo que cae en nuestras manos

      Un abrazo!

  4. Hola IeD,

    Me alegro que te haya gustado! El mismísimo Graham hace 70 años decía ya que el peor enemigo de un inversor es él mismo, un tema a veces descuidado y que en los últimos años gracias al desarrollo del «behavioral economics» se está acotando más y más.

    Salu2 Cordiales

  5. Hola,

    Una vez más, la vertiente psicológica es lo más complicado de controlar. En un mundo racional, si me equivoco intento corregirlo. Está claro que los toros se ven mejor desde la barrera, que si eres el apoderado, el torero o el que limpia la plaza 🙂

    Mi madre se acaba de cambiar de piso y es curioso el diferente rasero para valorar el precio del nuevo (el que vende / alquila) y del viejo (el que compra). Es más, es aún más curioso como ha cambiado la valoración del nuevo una vez es suyo 🙂

    Un abrazo,
    Czd

    • Hola CZD,

      Efectivamente! Como muy bien comentas tú y otros compañeros, el mercado inmobiliario es quizás dónde la flecha del efecto dotación más se acerca al blanco. Fríamente un piso son sólo 4 paredes, y al mismo tiempo, si esas 4 paredes son las nuestras, nuestro hogar, entonces el impacto psicológico-emocional magnifica el valor que le asignamos. Aunque podamos a lo mejor encontrar un hogar objetivamente mejor.

      Salu2 Cordiales

    • Completamente de acuerdo con ambos

      Además, no sé si os pasa, pero a mi sólo por el trajín de tener que hacer mudanza, no me planteo cambio a no ser que fuera un verdadero chollo

      En todo caso, en todo proceso de negociación se ve claramente este efecto, por mucho que haya valoraciones externas «objetivas»

      Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here