En su libro acciones ordinarias y beneficios extraordinarios, Fisher nos da unas pautas sobre los 10 errores que un inversor debe evitar. Cuando habla de inversor la óptica es siempre el largo plazo, entendiendo esto como varios años, por tanto, si queremos hilar más fino en el corto plazo, estas reglas igual no nos son tan útiles, pero como la inversión por definición vamos con ellos, en realidad es aplicar el sentido común, el menos común de ellos.

Los 10 errores que un inversor debe evitar

1.- Compras empresas en fases iniciales

Ahora mismo no recuerdo quien, decía que los inversores en bolsa tenemos una gran ventaja respecto a los empresarios, y es que podemos invertir en negocios ya establecidos que han demostrado que son buenos. Estadísticamente, 9 de cada 10 empresas que nacen, mueren al poco tiempo, por tanto, invirtiendo en negocios sólidos al menos tenemos eso ganado. Además, en general, las OPV no suelen ser grandes oportunidades para los inversores particulares, si lo son, tendremos pocas opciones de invertir (en AENA hubo mucho prorrateo entre particulares), además de existir los tramos asegurados a los colocadores, que lógicamente se beneficiarán enormemente si la salida es buena.

[bctt tweet=»Las empresas salen a bolsa en OPV cuando necesitan dinero» username=»finanzasmania»]

Es evidente, que las empresas en fase inicial pueden tener un gran potencial, pero eso, inevitablemente, va asociado a un gran riesgo.

2.- Ignorar buenas acciones sólo en base al canal de compra

Esto va sobre todo por la venta por paquetes, o incluso acciones no cotizadas en mercados abiertos, en nuestro caso, es poco probable que nos afecte, pero si tuviéramos la oportunidad de comprar acciones ordinarias de Mercadona por ejemplo, renunciaríamos sólo por el hecho de no hacerlo en un mercado regulado tradicional? En mi caso tengo claro que invertiría (a un precio razonable, claro).

3.- Comprar acciones sólo por el “tono” de sus cuentas anuales

Eso es algo relativamente frecuente, a menudo en presa e incluso algunos expertos, realizan análisis de las cuentas en gran medida en base a los mensajes lanzados por la propia empresa en su informe, o en sus cuentas, preferiblemente el informe que suele ser un PPT en formato bonito. Yo me incluye en ese defecto, ya que es mucho más cómodo ver los gráficos que nos ofrece la propia empresa, que hacer la matada de hacerlo por otras vías.

Buffett en mínimos de 6 años vs S&P500, ¿Pierde la magia?

Gráficos aparte, debemos ser conscientes que esos informes no dejan de ser un material de marketing, y nos van a enseñar lo que a la empresa le interesa. Si le interesa ver las cuentas sin efecto divisa porque así le son más favorable, así lo mostrarán (pese a que lo real sería con efecto divisa). Eso ha sucedido con Santander por ejemplo, y eso puede provocar que un beneficio del 30% se convierta en pérdida, por eso no debemos perder ese espíritu crítico al analizar los informes de las empresas.

4.- Dudar por cumplirse las expectativas

Seguro que muchos inversores interesados en Inditex la ven cara, porque su per es muy elevado, en cambio, hay otras que cada vez son más baratas….Lo que nos dice Fisher es que una empresa parezca cara, no implica que lo sea. Que el PER sea 30 en el caso de inditex, no implica que esté sobrevalorada, porque si en 5 años los beneficios siguen creciendo, el PER sobre el precio de hoy será muy inferior. Lo mismo podemos pensar con el dividendo, el Yield actual puede ser bajo, pero si los dividendos no dejan de crecer, pese a mantener un RPD, la rentabilidad por dividendos en nuestra compra sería alta

[bctt tweet=»Las buenas empresas siempre nos parecen caras» username=»finanzasmania»]

5.- Obsesionarnos por unos céntimos

A todos nos gusta fijar puntos de entrada exigente, somos inversores pacientes que esperamos nuestro momento, el problema es que en algunos casos éste nunca llega. Este ejemplo podemos aplicarlo a muchas empresas, seguro que REE parecía cara a 50€, o Inditex a 20€, o Unilever más recientemente a 33€. Pero  realmente, a 10 años vista, va a cambiar algo que compremos a 23 o a 25? Seguro que no, pero y la rabia que da comprar a un precio y que la acción caiga un 10% en los días siguientes? La paciencia y la constancia son nuestros aliados

Subscribete al Newsletter

Recibe las entradas el primer@ y accede a contenido exclusivo

6.- Sobreestimar la diversificación

Es algo que va en la línea de Buffett, no por invertir en 30 empresas, estamos más diversificados que invirtiendo en 10. Por ello, la diversificación es buena en su justa medida, en el momento en que dificulta el seguimiento de la cartera y perdemos el control, puede girarse en nuestra contra. Sobre este punto, se ha hecho muchos estudios sobre la optimización de carteras, hay muchas divergencias, pero parece claro que hasta 10 activos diversificar reduce riesgo, pero a medida que vamos añadiendo más, las correlaciones entre ellos juegan en nuestra contra.

 

7.- Tener miedo a comprar con “época” de guerra

Las grandes bajadas, cuando hay sangre en las calles, muchos inversores tiene miedo a comprar en el mejor de los casos, y en otros, venden poseídos por el miedo. Pase lo que pase, al día siguiente las empresas seguirán en su sitio, en este punto siempre recuerdo que Kostolany habla de que con la entrada de los nazis en París la bolsa subió.

2020, un año dramático para el inversor español

[bctt tweet=»El miedo es el peor enemigo de los inversores» username=»finanzasmania»]

8.- Hechos pasados garantizan hechos futuros

Es común entre los inversores otorgar una valoración a las empresas mediante el estudio de un gráfico del precio de la compañía en los últimos años, con el máximo y el mínimo, y a partir de ahí, fijar un nivel. “no deberíamos confundir valor y precio”, por tanto, el precio está determinado por múltiples factores que pueden no estar directamente vinculados con la realidad de la empresa. Otro factor es la valoración por múltiples, el hecho que el PER medio de los últimos 5 años sea 20, por si sólo, no nos dice nada sobre el PER actual.

 

9.- No considerar el momento en acciones de crecimiento

Hay acciones de crecimiento que pueden estar puntualmente sobrevaloradas, sobre el valor actual de sus activos, pero podemos saber que tiene en marcha proyectos que harán que a largo plazo crezca mucho. En casos así, sí puede ser interesante pagar más de su valor actual al considerar las expectativas futuras, en inversiones que sabemos van a ponerse en funcionamiento en breve.

10.- Seguir a la masa

Esto es algo de lo que también hablaremos en el libro de psicología de Cialdini en su obra influencia, y es para nosotros, supone una reafirmación de que hacemos lo correcto al hacer lo mismo que el resto. Si en los foros o blogs vemos que mucha gente compra una acción, nuestro atajo en la toma de decisiones es asumir que si lo hacen, es lo correcto. Por eso es importante que tengamos nuestra propia opinión crítica sobre nuestras inversiones. El hecho de que sea moda invertir en fondos indexados, en dividendos o en value no supone que sea la estrategia que todos debamos seguir.

Conclusión

Dice Warren Buffett que para tener éxito en nuestras inversiones, es suficiente no cometiendo graves errores, y no hace falta tener grandes aciertos.

Coherente con esa afirmación, una forma obvia de invertir sin esos grandes errores es invertir en indexados, que se benefician del sesgo de supervivencia (las empresas malas salen del índice sin que les afecte en la misma medida que nos podrían afectar a nosotros como inversores)

Si quieres comprar esta magnífica obra puedes pinchar en la foto del libro, gran regalo siendo ayer el día del libro (Sant Jordi en Cataluña)

Los 10 errores que un inversor debe evitar

Buenos Beneficios

Si has considerado el artículo interesante, te agradecería enormemente que hagas difusión en la RRSS o lo envíes a tus amigos.Para hacerlo sólo tienes que clickar el icono justo debajo, además si te suscribes, recibirás todas las entradas en tu correo.

2 Comentarios

  1. Muy interesantes todos los puntos, pero me quedo con el número 5 y el 7.

    Respecto al punto cinco, es cierto que, en el largo plazo, comprar unos céntimos más caro no va a suponer una gran diferencia. Respecto al punto siete, no hay mejor momento para comprar y entrar en bolsa que durante una crisis como la que hemos tenido. Es un momento para valientes, pero los que se atrevan conseguirán unos rendimientos fabulosos en el futuro. La mayoría sin embargo lo hace al contrario: se animan a comprar y a entrar en bolsa cuando las cosas van bien y los mercados son alcistas.

    10 pautas fantásticas y muy acertadas. Buen artículo.

    Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here